miércoles, 13 de noviembre de 2013

El diván virtual

                                                                   La Droga

Para algunos vivir es más difícil que para otros, dificultad que se vuelve mayor cuando se cree encontrar la solución en la droga. Y es que aún sabiendo los daños que produce, porque hoy no se podría estar más informado, parece que todo se olvidara al contacto con esa aparente panacea que hace que por un ratico las cosas se vean distintas. Un engaño que, como todos los engaños, solo trae desencanto y en este caso también ruina.
Una devastación anunciada porque todo aquello que nos aleja de la realidad, en lo que ya somos expertos sin darnos cuenta, hacerlo además dándose cuenta es una salida en falso que por falsa  lleva a un abismo.

Y los términos que se utilizan en su jerga ya lo anuncian, porque estar trabado, como se dice, es una gran dificultad, lo sabemos cuándo se traba algún aparato que deseamos utilizar, se vuelve inservible, no cumple su función y si no se puede arreglar, lo que queda es desecharlo. Algo nada ajeno a lo que sucede con aquellos cuya insistencia en drogarse los convierte en personas no gratas, no sólo para los demás, también para sí mismo.

Cuando algo no funciona queda estático, como quedan los cuerpos de aquellos que entregados a al temor y al miedo de enfrentar el mundo insisten en que es muy difícil alejarse de “ella”. Un ella que por su forma de decirlo se entiende como una entidad, una diosa, una madre, a veces blanca y pura. Que ofrece un lugar para refugiarse parecido al de los tiempos infantiles en los que todavía nada se sabía, fantasioso e irreal, felicidad de la ignorancia ante las dificultades de la vida al que se quiere volver, y se vuelve, pero a qué costo.

Es la sensación de estar completo, que pasado el momentáneo efecto va a dejar ver con mayor claridad el vacío que a todos nos habita, por fortuna, porque ese vacío es lo que nos impulsa a desear y a buscar. Pero de eso nada se quiere saber en la equivocación de creer que en la vida todo debería venir ya armado y que los retos que nos impone son injustos y superiores a nuestras fuerzas, una excusa para ni siquiera intentar, que es lo mínimo que sin distinción a todos nos toca.
Y un pensar que hay otros más afortunados, y es posible que sí, pero no porque tengan más dinero, amor, amistades, posibilidades, menos dolores o sinsabores, sino porque son capaces de entender que la vida pide ser vivida, que pide que gastemos nuestro cuerpo y nuestro tiempo en encontrar lo que queremos, que igual no lo entrega fácil.

Lucha para la cual algunos se sienten imposibilitados y se abandonan suponiendo que así será menos doloroso el camino, atajo que lleva siempre a una repetición incansable de desengaño y postración. Dolor siempre renovado en cada despertar, por eso es entendible quererla otra vez, engañarse otra vez, inventar que hay un mundo mejor, aunque al abrir de nuevo los ojos se encuentre rodeado de lo peor.
Paradójico además, esos lugares oscuros y siniestros que acompañan ese placer secreto que con el tiempo perderá su calidad de oculto porque ya nada importa, solo obtenerla a “ella”, tenerla para seguir creyendo lo increíble, que en la vida se puede pasar de agache y que no lo va a cobrar. Pero  vemos que sí lo cobra y con creces, con la salud, con el aprecio de los demás, con la dignidad y en el peor de los casos con la muerte. Sin embargo se puede salir, muchos lo logran cuando se dan cuenta que estar drogado es una forma de desperdiciar la vida muriendo a pedacitos. 

Escrito de Isabel Prado Misas publicado en el periódico El Heraldo de Barranquilla, Colombia. octubre 2 de 2013